¿Dónde está César Hinostroza?

Carta abierta al caricaturista Carlos Tovar, “Carlín”

Sobre los asuntos del Frente Amplio que malentiende

Publicado: 2016-12-28

Apreciado Carlín: 

Todos o la mayor parte de los peruanos que nos ubicamos en el lado izquierdo del espectro político, así como aquellos que sin considerarse de izquierdas, están en contra de la corrupción y/o la imposición armada de proyectos extractivos, entre otros males, apreciamos tu trabajo como caricaturista, nos reímos con tus caricaturas, las difundimos por medios virtuales e incluso las usamos para ilustrar volantes, panfletos y hasta incluso publicaciones formales.

Lamentablemente en el último año, al menos 2 de tus caricaturas han tenido el carácter de infundio contra el partido en el que milito, Tierra y Libertad, y contra uno de sus más conocidos militantes, el ex sacerdote Marco Arana. Entiendo que no estás militando actualmente en alguna de las organizaciones que conforman el Frente Amplio, por lo que dichas difamaciones gráficas no serían adrede, sino en base a la información distorsionada que recibes, seguramente teniendo como fuente el aparato de desinformación que controla aquella facción del FA cuyo único objetivo es netamente electoral, reunido hoy en torno a una figura.

Las caricaturas a las que hago referencia, son aquellas en las que caracterizas a Marco Arana como decisor único de Tierra y Libertad, malvado hombre que no quiere compartir su inscripción electoral y que incluso se adueña del símbolo del Frente Amplio. Frente a eso, tengo que informarte:

Tierra y Libertad no es el partido de alguien ni se forma en torno a un personaje. Tierra y Libertad se formó desde las resistencias contra el extractivismo depredador en Cajamarca y la sierra de Piura. Resistencias en las cuales el entonces cura Marco Arana tuvo un papel importante, sí, desde su posición clerical. Es por esta experiencia y sensibilidad ecológica y social que es convocado por ciudadanos que forman parte de estas resistencias así como otros activistas ambientales para formar una organización política, que permita llevar esta lucha por la conservación de las fuentes de vida, algunos pasos arriba, allí donde se toman las decisiones.

Pero ser uno de los fundadores y principal referente inicial, no hace a alguien dueño de un partido, ni Marco lo cree así. Tierra y Libertad no es “el partido de”, como lo son Alianza por el Progreso, Fuerza Popular (o el nombre que tome el fujimorismo según la época). En Tierra y Libertad las decisiones las toman los organismos correspondientes, siendo los encargados de ello a nivel nacional la CPN y el CEN (y cada 2 años aprox. el Congreso Nacional, con delegados de todas las regiones). Entonces, si algo ha de reclamar alguien con respecto a las decisiones de Tierra y Libertad, tendría que ser a alguno de estos organismos, no a la persona que identifique más fácilmente. Es más, desde que se fueron los militantes que formaban parte de la CPN que anteponían sus vínculos amicales o sociales a los intereses del partido, podemos decir que estas 2 instancias responden en gran medida a la opinión y posición de la mayoría de militantes del partido.

En cuanto a la inscripción de Tierra y Libertad, pues esta le pertenece a Tierra y Libertad y no tendría por qué dejar de ser así.

Tierra y libertad puso a disposición de las fuerzas de izquierda y progresistas, su inscripción electoral desde un principio. Así, la primera vez que se efectuó esto, fue para las elecciones complementarias de Lima en el 2013, luego de que fueran revocados casi todos los regidores de izquierda del Concejo Metropolitano, bajo el nombre provisional de Tierra y Dignidad. Para armar la lista de aquella elección, se efectuaron unas primarias donde los primeros lugares lo ocuparon un militante de Patria Roja y una compañera independiente, que fueron los que salieron elegidos regidores para lo que restaba del período.

La segunda vez fue ya conformado el Frente Amplio, para las elecciones de autoridades municipales y regionales. Recordemos que en esa primera etapa la dirección del frente estaba conformada solo por Ciudadanos por el Cambio, Partido Socialista, Fuerza Social, Partido Comunista Peruano, Partido Comunista del Perú y Tierra y Libertad, y que los 5 primeros mencionados no dejaban conformar esta a otras organizaciones que ellos consideraban menores, como el MPP (lo que al fusionarse con La Junta sería luego el movimiento Sembrar), ML19, etc. Algunas de estas organizaciones ponían reparos a participar de una contienda electoral bajo el logo del cerrito verde y el nombre de Tierra y Libertad (“Ay mamita, que no nos vean como ‘antimineros’”, pensaban). Es así que, bajo esta presión, Tierra y Libertad cambia el nombre de su inscripción a El Frente Amplio por Justicia, Vida y Libertad (nombre extenso necesario, al existir otra organización ya registrada con las palabras “frente” y “amplio”), adoptando el logo de la cantuta, ante la incomodidad temporal de algunos militantes libertarios que queríamos correr con el nombre y símbolo con los cuales nos identificamos.

Los mismos 5 partidos (dudo de que CxC pueda llamarse tal) mencionados creían en ese entonces que la candidata natural de las izquierdas en Lima era Susana Villarán, aún ante el conocido rechazo (creado por los medios de desinformación masiva, sí, pero real, muy extendida y que tenía que ser tomada en cuenta) de la mayor parte de la población limeña a ella. Tierra y Libertad se mantenía en los principios de la democracia interna, irrenunciables. Por ello, los 5 partidos decidieron salirse del FA y postular a Susana Villarán a la reelección bajo una marca electoral prestada (o mejor dicho, alquilada), obteniendo un 3er puesto, ayudando a Castañeda a obtener su 3er periodo como alcalde de Lima (al crear la dicotomía Castañeda-Villarán). Tal ruptura ocasionó que se cortara lo coordinado y avanzado en los diferentes territorios, en muchos de los cuales tuvo que cancelarse la postulación.

En el 2015, el Partido Socialista, al ver como una oportunidad de regresar al ruedo la posible postulación a la presidencia, de Verónika Mendoza (ex PNP y en ese entonces parte de la bancada Frente Amplio - Acción Popular y del movimiento Sembrar), se metió de lleno a su campaña en las elecciones primarias del Frente Amplio. Luego de electa candidata a la Presidencia de la República (para lo que jugó la no contabilidad de las actas de Puno y Ayabaca, con lo cual ganaba Marco Arana) y ante los fracasos de los intentos por inscribir otra confluencia de izquierdas por parte de los otros partidos (los otros 4 de los 5), estos regresaron al FA “con el rabo entre las piernas y el hocico partido”, para armar la lista congresal que presentaríamos en el 2016.

¡Cuidado con el partido socialista!

Por cierto, para la elección de los candidatos al congreso en las regiones hubo muchas “cosas raras”, como transporte pagado de electores (recordemos que fueron elecciones ciudadanas abiertas), exclusión confabulada o digitada de candidatos TyL (como en el 2014), etc.

Luego de las elecciones generales, donde se obtuvo un resultado no exitoso pero tampoco pésimo, considerando algunos factores que jugaron en contra (el principal: la escasez de recursos económicos) y otros a favor también (compensando carencias con las que empezábamos la campaña) y tras el triunfalismo de algunos, el análisis consciente del resultado, la preocupación ante un congreso plagado de fujimoristas, etc., se inició una campaña mediática (usando principalmente al diario de Martín Belaunde Lossio, Diario Uno y dirigida por los sectores que ante el fracaso de su propósito, hoy juntan firmas tomando como nombre el eslogan que usaba el FA para las elecciones generales) para presionar a TyL a que “abriera su padrón”, usando además la confusión para tal fin. Pero el padrón del Frente Amplio está abierto a todo aquel que quiera formar parte del Frente Amplio y el padrón de Tierra y Libertad es para todo aquel que quiera formar parte de él y se identifique con sus ideales y principios y acepte sus estatutos y programa, siendo que Tierra y Libertad está inscrito como El Frente Amplio por Justicia, Vida y Libertad, a efectos de contribuir con su inscripción electoral al frente del que forma parte.

Tierra y Libertad está obligado por el Registro de Organizaciones Políticas a realizar todos sus procedimientos y eventos oficiales con el nombre de FAJVL así como usar la flor de 5 pétalos (cantuta, flor nacional) como símbolo, así que no hay apropiación de nombre ni de símbolo, sino que se trata de un asunto de formalidad requerida.

Espero que ahora te quede claro.

Saludos verdes y libertarios,

Paul Escajadillo


Escrito por

Paul Escajadillo

Activista de la liberación animal (humanos incluidos) y de la Tierra. Fanzine R-Evolución, blog de viajes Veganos Errantes. Multi-ingeniero


Publicado en

Animal humano

Notas sobre liberación animal, ecología, política y también artes y sociedad humana.