¿Dónde está César Hinostroza?

Orden ejecutiva de Trump es una 'cachetada' para los peruanos

Publicado: 2017-03-31

El negacionismo del cambio climático es una de las características exhibidas por los políticos del Partido Republicano de USA. Sus voces en este sentido se empezaron a sentir desde la presentación del documental del ex presidente y ex candidato* por el Partido Demócrata Al Gore, Una Verdad Incómoda (‘An Inconvenient Truth’, guión y exposición por Al Gore, dirección por Davis Guggenheim, 2006), cuyo mensaje tildaron exagerado o falso. Esta también es una característica de los votantes republicanos, sobre todo los concentrados en el llamado “Cinturón Bíblico”, región conformada por los estados otrora esclavistas, donde el fanatismo religioso y el apego a las armas son los signos distintivos, además de otro negacionismo: el de la teoría de la evolución. El móvil para los primeros es la defensa de los intereses codiciosos de grandes corporaciones dedicadas a la generación de energía y la extracción de hidrocarburos, el de los segundos, es la explicación de todo fenómeno climático (sequías, ciclones, etc) como ‘voluntad de Dios’ o 'castigo divino'. 

El llamado ‘Cinturón Bíblico’ coincide en gran medida con lo que fue los Estados Confederados, la región esclavista en la guerra civil de los Estados Unidos.

A pesar de haberse mostrado como un ‘outsider’, Donald Trump sintoniza muy bien con el partido con el cual llegó a la presidencia del país aún más influyente del planeta, en este aspecto (y otros más): Nombró, al asumir su mandato, como jefe de la EPA (siglas en inglés de la Agencia Estadounidense de Protección Ambiental) al hasta entonces fiscal de Oklahoma, Scott Pruitt, quien, aliado con otros fiscales, presentó demandas contra las regulaciones federales en lo referido a cambio climático (límites a las emisiones de CO2 por parte de empresas energéticas, por ejemplo). Así mismo, eliminó toda mención al cambio climático en el sitio web de la Casa Blanca, y por supuesto, en el de la EPA.

Scott Pruitt

Pero las cosas están aún peor: Trump acaba de firmar la 'Orden Ejecutiva de Independencia Energética’, un decreto por el cual se echa por la borda los compromisos firmados en el Pacto de París por la administración anterior para llegar al 2030 con una reducción del 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero, eliminado el Plan de Acción Climática, que recortaba las emisiones producidas por la generación de energía a partir de la combustión de carbón, básicamente.

Tomando un párrafo de noticia del diario El País:

“La nueva orden ejecutiva incluye la eliminación de varias moratorias impuestas por su antecesor, así como la apertura de un periodo de estudio para determinar si las restricciones a la contaminación son necesarias. La directiva de Trump también indica que las agencias gubernamentales ya no estarán obligadas a considerar las consecuencias ambientales de sus regulaciones, levanta una moratoria en los permisos para explotaciones de carbón en terrenos federales, promueve la explotación de gas y petróleo en territorio federal y elimina los límites a la controvertida técnica del fracking, según ha adelantado la Administración.”

Así mismo, explica una nota de la BBC:

"Además, la nueva medida elimina la moratoria que impedía utilizar tierra federal para la extracción de carbón.
Y también impulsará nuevas y menos restrictivas reglas sobre las emisiones de metano procedentes de la producción de crudo y gas."

Esto los peruanos lo podemos recibir como una ‘cachetada’, dada la situación de emergencia que vive nuestro país (y el vecino Ecuador, pero con menores consecuencias debido a que ese país si ejecutó obras de previsión) con el llamado ‘Niño Costero’, fenómeno natural inusual, distinto al cíclico ‘Fenómeno del Niño’, y que si bien no tiene una relación comprobada aún con el cambio climático, se puede inferir esta, en un contexto de elevadas temperaturas globales, donde cada año supera en promedio de temperatura al que le precede: la temperatura media mundial de la superficie terrestre del año 2016 fue de 1,43 ° C por encima de la media del siglo XX, fue la más alta en el registro desde 1880 y fue superior a la del 2015 por 0,10ºC.

Inicialmente publicado en: http://frenteamplioperu.pe/2017/03/orden-ejecutiva-trump-una-cachetada-los-peruanos por Paul Escajadillo


Escrito por

Paul Escajadillo

Activista de la liberación animal (humanos incluidos) y de la Tierra. Fanzine R-Evolución, blog de viajes Veganos Errantes. Multi-ingeniero


Publicado en

Animal humano

Notas sobre liberación animal, ecología, política y también artes y sociedad humana.